Algarve - la provincia

 

Bienvenidos al Algarve¡ Hacia donde quiera que vea, los colores de la sierra y del mar están siempre presentes, en una acuarela donde destacan puntos dorados, verdes y azules. La región es extensa y apacible, con clima mediterráneo, marcada por los olores del mar y de las flores silvestres.

Un paseo a pie por el laberinto de calles, callejuelas y escaleras del interior algarvío es la mejor forma de conocer esta zona de la región. Piérdase también en la inmensidad de la franja litoral, teniendo como fondo las más bellas playas de Europa, donde se avistan los recortes de las rocas y acantilados de las sombras que dejan en la arena.

Después del encanto del paisaje, los aromas y sabores de la cocina tradicional algarvía. Menú confeccionado con pescado y marisco, como la caldeirada de pescado o la cataplana de almejas, o con toda la tradición de la comida de la sierra, como los cocidos de legumbres y coles.

 

 

Atravesar el Algarve, erguido entre lugares de gran interés ecológico, ricos en biodiversidad y ecosistemas, es caminar por siglos de tradición, aún hoy intacta. La artesanía que los artesanos algarvíos elaboran hábilmente, recurriendo a técnicas ancestrales, se manifiesta en la alfarería, cestería, en las piezas de cobre, latón y en los trabajos de lino y de yute.

A dos pasos de la tranquilidad del interior, las animadas noches algarvías. Bares, discotecas, puertos deportivos y casinos aseguran la diversión de los más juerguistas.

El patrimonio construido es otro punto de parada obligatoria. La arquitectura de las casas encaladas, con platabandas coloridas y chimeneas de belleza inigualable, los campanarios de las iglesias y los museos, que revelan fragmentos de los antepasados del pueblo algarvío, contribuyen a la singularidad de este destino.

 

 

Se recomienda también la práctica de deportes al aire libre, ya sea en los verdes campos de golf, en las infraestructuras que la región ofrece para la actividad física, en la costa o en los montes algarvíos, que después de los rigores del invierno, y antes aún de los primeros indicios primaverales, se visten de un blanco rosáceo, debido a los almendros en flor que salpican el horizonte.

El retrato de un Algarve que le espera, todo el año.

Cultura y Tradición

Un modo muy propio de hacer, de sentir y de festejar.


Mucho más que playas magníficas y un clima privilegiado, el Algarve tiene para ofrecer un riquísimo patrimonio etnográfico que bien vale la pena compartir con los placeres del sol y del mar. O al menos dedicarle un tiempo propio. Porque en el Algarve hay hábitos seculares, tradiciones vivas y patrimonio construido, que se pueden disfrutar a lo largo de todo el año. Desde formas tan particulares de celebrar ocasiones festivas (como la Pascua, la Navidad o la primavera) hasta testimonios edificados de épocas antiguas y recientes, pasando, naturalmente por los irresistibles manjares que hacen la gastronomía de la región, los algarvíos dejaron, a lo largo de los siglos, un legado tan precioso que resulta imprescindible conocerlo íntimamente.

Un poco de Historia

En el Algarve sus vacaciones ganan una dimensión histórica. Por toda la región aún es posible descubrir encantos y secretos de la historia de Portugal, que el tiempo no borra. Las vacaciones pasadas en el Algarve también sirven de pretexto para un viaje en el tiempo, al encuentro de numerosos testimonios de pueblos y culturas que a lo largo de la historia se cruzaron con la región.

Desde la presencia romana hasta la larga herencia musulmana, de la reconquista cristiana a la epopeya de los descubrimientos portugueses, no faltan motivos para redescubrir señales de un pasado histórico determinante.

Las marcas de la presencia humana en el Algarve se remontan a tiempos inmemoriales. Son ejemplo de ello los milenarios vestigios neolíticos y las más recientes, pero no menos interesantes, estaciones arqueológicas romanas, abiertas al público. La visita al pasado de la región y a su valiosa historia también se hace recorriendo los diversos museos arqueológicos, que encierran un amplio patrimonio aún por descubrir.

Heredera de antiguas civilizaciones, la región algarvía fue igualmente lugar de paso de otros pueblos, en una conexión casi siempre facilitada por el inmenso mar que baña sus costas.

Localización

Se situa en el extremo oeste de la Peninsula Iberica en el sur de Portugal, el Algarve se destingue con facilidad, no solo por su localización, aunque también por sus caracteristicas morfologicas e geologicas

La provincia de Algarve cobre 6% de la area total de Portugal y tiene aproximadamente 5.000 km2 de area total. Al norte se limita por la provincia de Alentejo, a este el rio Guadiana la separa de España y al sur y oeste se baña por el Oceano Atlantico.

Cómo llegar

Debido a su situación periférica, el Algarve disfruta de buenas conexiones nacionales, con otras ciudades portuguesas, e internacionales, con el resto del mundo. En términos de transporte aéreo, las diversas empresas nacionales garantizan desplazamientos regulares, haciendo de la región un punto de escala privilegiado de salidas y llegadas.

El Algarve también cuenta con una buena red de carreteras, compuesta por autopistas (AE), itinerarios principales (IP), itinerarios complementarios (IC), carreteras nacionales (EN) y carreteras municipales, eficaces para los viajes en autobús o coches de alquiler.

El transporte ferroviario es otra alternativa para quien pretenda visitar la región, poniendo a su disposición CP - Comboios de Portugal una amplia red de trenes que asegura la cobertura del territorio continental.

Acceso internacional - Aeropuerto de Faro

Tel.: 289 800 800 (Geral)
Tel.: 289 800 801 (Informações sobre voos até às 24H)
Tel.: 289 800 617 (Informações sobre voos depois das 24H)
http://www.ana-aeroportos.pt/ANA/HomePageAna.htm

Eje vial internacional

N431 (Huelva, España) / A22 (Via do Infante, Portugal)
Puerto de Cruceros de Portimão

Acceso Nacional

Ejes viales - IC1, N2, N120, N122

Tren

Alfa Pendular: los trenes de gama alta de conexiones rápidas y cómodas
Interurbanos: servicio que proporciona enlaces en diversos ejes, incluidos los de Lisboa-Algarve

Inter-Regionales
Autobuses
Expresos: a partir de diversas localidades

Accesos en el Algarve

Principales ejes viales
A22 (Via do Infante), N125

Tren - Enlaces entre Lagos y Vila Real de Santo António

Capitais Europeias Tempo de Voos Distâncias Quilométricas
Amesterdão 02h55 2590km
Atenas 03h20 4577km
Berlim 03h30 3290km
Berna 02h45 2323km
Bruxelas 02h30 2207km
Copenhaga 03h00 3322km
Dublin 03h00 3160km
Estocolmo 04h30 2979km
Helsínquia 06h55 5020km
Londres 02h30 2320km
Luxemburgo 02h50 2420km
Madrid 01h30 729km
Oslo 03h10 3876km
Paris 02h30 1908km
Roma 02h45 2802km
Viena 03h20 3293km

 

Clima

El Algarve disfruta, a lo largo de todo el año, de las mejores condiciones climáticas de Europa. Caracterizada por escasos períodos de precipitaciones, generalmente concentrados entre noviembre y marzo, y por frecuentes períodos de sol, la región del Algarve presenta las mejores condiciones meteorológicas para el desarrollo de la actividad turística.

Durante el verano, las temperaturas son muy elevadas, hecho que propicia el turismo de “sol y playa” y que eleva al Algarve a auténtico paraíso para los bañistas. Esta es una región envuelta en arena blanca y fina, que se extiende a lo largo de kilómetros de costa, y provista de un mar en calma, con temperaturas templadas que rondan los 22 grados centígrados en el período estival.

Debido a su relieve y a su posición geográfica, el Algarve recibe variadísimas influencias climáticas: Del continente europeo al norte de África, del Océano Atlántico al Mediterráneo. Las temperaturas máximas oscilan, a lo largo del año, entre los 15 y los 31 grados centígrados, sin registrarse mínimas negativas en invierno, estación en la que los días soleados invitan a los turistas oriundos de los países del norte de Europa a visitar el Algarve.

.  
 
Temperaturas medias 

Aire en verano: 24ºC a 29ºC
Aire en invierno: 15ºC a 18ºC
Mar en verano: 21ºC a 24ºC
Mar en invierno: 15ºC a 19ºC